Abejas Angelitas

-Las abejas sociales oriundas de Colombia-

Hace 10 años aproximadamente me mudé de Cúcuta a la capital (14 años viví allí), y curiosamente al estar aquí escribiendo sobre las abejas angelitas, vine a recordar que en una de las casas donde crecí en la capital de Norte de Santander, tuve la fortuna de convivir con 2 panales de estas preciosas abejas.

Dicho nombre no podría quedarles mejor, su aspecto es tierno, diminuto, y a su vez poderoso y guerrero. Estos pequeños ángeles alados sobrevolaban desde muy temprano el patio de mi casa. Al asomarme siempre las veía allí, levitantes y ocupadas. Sorprendentemente  al leer sobre esta especie nativa de abejas colombianas, supe que una de sus admirables características es la amplia capacidad de nidificación que tienen: pueden instalarse en cualquier superficie, o entorno, ya sea natural o artificial, y efectivamente, estas que me acompañaban en casa, habían construido 2 de sus hogares dentro de la pared del patio. Era casi irreal verlas viviendo allí, en la superficie blanca de una pared construída por humanos.

Poco se ha estudiado sobre las propiedades medicinales de su miel, se rumora que su propóleo tiene gran potencial para tratar patologías hepáticas. Se afirma también que su miel no es tan dulce ni abundante como la de la abeja melífera, y que por esta misma razón esta gran abeja fue introducida en nuestros ecosistemas, por su alta productividad.

Lo que sí es cierto es que tanto una como la otra son igual de importantes en la polinización. Así como lo son el agua (hidrofilia), el viento (anemofilia) y muchas otras especies de animales.
El tema aquí es procurar la conservación de los entornos nativos, y no me refiero exclusivamente  a las enormes reservas naturales que existen en nuestro país (claro, esas son importantísimas), también me refiero a estos terrenos de tierra fértil que aún coexisten en nuestras ciudades, veredas y pueblos, los cuales al ser preservados, atendidos y sobre todo respetados (más allá de su utilidad como espacio de recreación o fuente de alimento), le proveen a todos estos seres que comparten nuestra vida un espacio donde existir y ser… bonito sería seguir construyendo recuerdos en los que aún podemos detallar cómo fue nuestra vida en compañía de otras especies.

Llegando a casa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *